sábado, 8 de diciembre de 2012

3º ESO. Proyecto de escritura: El texto dialogado


    Aunque todavía no ha terminado el plazo para entregar vuestros proyectos del mes de diciembre, ya he corregido algunos de los que me habéis ido entregando estos días y alguno me ha parecido digno de ser publicado en "La fragata". Por ejemplo, el escrito de Iria Domínguez que, además, me ha recordado bastante a un cuento de Ángel Zapata titulado "La dura realidad". Creo que Iria lo conoce (es más que probable que lo hayamos leído en clase el año pasado), pero eso no desmerece en absoluto su trabajo, sino todo lo contrario: me parece loable crear a partir de lo aprendido de otros autores. Por eso publico a continuación su escrito. De todos modos, recordad que los proyectos de escritura no se limitan a la redacción de un escrito siguiendo unas determinadas consignas; hay un trabajo previo obligatorio de planificación, esquematización y escritura de borradores que no se puede obviar.






- Hola.
- Buenas tardes, ¿qué desea tomar?
- Querría un cordero.
- Lo siento, esto es un restaurante de comida vegetariana.
- Por eso mismo.
- No me ha entendido, aquí solo vendemos vegetales.
- En la entrada dice: "Para quien disfruta de la comida de la tierra".
- Claro, se refiere a la gente a la que le gusta comer verduras.
- Los corderos comen hierba.
- Nuestra comida es solo para personas.
- Pero los corderos comen "comida de la tierra".
- Solo servimos comida que venga DIRECTAMENTE de la tierra.
- No he venido a este restaurante para discutir, y los corderos nacen de la tierra, no crecen de los    árboles.
- Solo vendemos comida que crezca DEBAJO de la tierra en una planta.
- ¿Solo debajo de la tierra?
- Así es, veo que lo va entendiendo.
- Entonces, ¿tienen manzanas?
- Sí, pero ¿no quiere más que una manzana?
- Me acaba de decir que solo tienen comida que crece debajo de la tierra en una planta.
- ¿Y cuál es el problema ahora?
- Las manzanas crecen en árboles sobre la tierra.
- Tengo más clientes a los que servir, ¿por qué no escoge usted uno de los menús?
- De hecho, hoy no venía a comer. Solo quería saber si servían los corderos con plumas y todo.
- Los corderos no tienen plumas.
- Si tienen que llegar a los árboles para poder comer manzanas, estoy seguro de que sí las tienen.
- ¡Eso es de lo más estúpido!, ¿es que no sabe usted que los corderos no tienen alas?
- Pues explíqueme usted cómo llegan a los árboles.
- ¡Con garras de murciélago, telas de araña o escobas! ¡Se me ha acabado la paciencia!
- ¡No tengo que aguantar sus estupideces! ¡Son corderos, no bichos mutantes! Me voy de aquí.
- Ahora comprendo por qué la gente odia los corderos.

                                                                                          Iria Domínguez (3º ESO)



El relato de Iria también me recuerda mucho a los "Diálogos para besugos", de Matías Guiu, que leíamos de pequeño en las revistas infantiles DDT y Mortadelo. Si queréis leer algunos de esos diálogos, no tenéis más que pinchar en el enlace.







No hay comentarios:

Publicar un comentario