domingo, 11 de noviembre de 2012

1º ESO. Taller de escritura: relato de hechos ficticios



  Ya están corregidos los escritos de 1º A correspondientes al "Taller de escritura" de esta semana. Se trataba de componer un relato breve de hechos ficticios, escogiendo una de las propuestas del libro de texto de Vicens Vives (Nuevo Juglar 1). Los ganadores de esta semana han sido Guillermo Couñago y Nadia Cernadas.

Guillermo ha escogido la opción b) del libro de texto: "Descubres que la Tierra está controlada por extraterrestres amantes de los melones". Aquí tenéis el texto de Guillermo. Pensaréis que no es una gran historia, pero recordad lo que yo quería esta vez: un texto breve, pero bien puntuado y sin faltas de ortografía. Además, aunque es un poquito incoherente, no deja de tener cierta gracia:

Un día por la mañana me levanté y descubrí que la Tierra estaba controlada por unos extraterrestres malvados. En ese momento salí corriendo a la calle y pude ver cómo un extraterrestre se transformaba en un humano para poder vender melones. Entonces llamé al dormilón de mi padre para que viniera a ayudarme. Él se levantó inmediatamente y, cuando llegó, descubrí que tenía la cama pegada al cuerpo. Al verlo me asusté y le tiré un melón a la cabeza. Le di y se cayó de espaldas, pero como tenía la cama pegada al cuerpo no se hizo daño. Cuando los extraterrestres nos vieron, se asustaron, cogieron sus melones y se marcharon.
                                      Guillermo Couñago Gómez (1º ESO A)


Nadia prefirió la opción c) del libro de texto: "Llegáis a clase el primer día de curso y vuestra profesora os presenta a un nuevo alumno, un mono con la inteligencia de un ser humano". Esta es su propuesta:

                   Una experiencia inolvidable

   Era el primer día de clase. Todos estábamos un poco nerviosos, pues era nuestro inicio de ciclo en la ESO.
  Cuando sonó la campana, entramos emocionados y contentos con las novedades, excepto porque había rumores de que nos separarían en dos clases. No nos equivocamos mucho, pues fue lo primero que hicieron nuestros respectivos tutores.
   Ya todos los alumnos de 1º ESO A estábamos sentados, cuando, de repente, nuestro tutor (Barreiro) nos comunicó que había un nuevo alumno y que nos lo quería presentar. Barreiro llamó a nuestro nuevo compañero y todos nos fijamos con atención porque teníamos mucha curiosidad. En ese momento, nos dimos cuenta de que el nuevo alumno era ¡un mono que tenía la misma inteligencia que un ser humano!, ¡qué locura!, todos nos echamos a reír, pero Barreiro, con un fuerte golpe de voz, hizo que nos callásemos al momento.
   Ninguno le estábamos prestando atención a nuestro profe mientras nos explicaba las normas de clase, ya que nuestra fascinación por aquel ser poco común era mucho mayor.
   Cuando salimos al recreo, todos estábamos detrás de Macaco, que era el nombre del mono, haciéndole preguntas, intentando convencerle de que hiciese algo gracioso...
   Pero nada, aquel mono era más soso que el azúcar.
   Fueron pasando los días y nosotros fuimos perdiendo el interés por el simio. Cuando Macaco se dio cuenta de que pasábamos de él, empezó a comportarse de forma anormal y cada vez peor, hasta que un día corriente, después de hacer las travesuras habituales, Macaco vio que seguíamos sin prestarle atención y se puso a tramar una travesura que le perjudicaría mucho, pero le daba igual mientras tuviese su minuto de gloria.
   En el recreo, estábamos todos alegremente disfrutando de un maravilloso día de sol, cuando Macaco cogió una cerilla y le plantó fuego a la hierba que rodeaba el instituto. Todos salimos corriendo asustados, hasta que llegó David montado en su superextintor de cuatro metros de largo y apagó el fuego.
   Desde esa, Macaco fue expulsado del instituto y David se quedó sin su maravillosa arma apagafuegos.

                                            Nadia Cernadas Veiga (1º ESO A)


Cuando estén corregidos los trabajos de 1º B, añadiré los mejores trabajos en esta misma entrada.




No hay comentarios:

Publicar un comentario