martes, 6 de noviembre de 2012

1º ESO. Taller de escritura: Páginas del diario personal





La última redacción que me habéis entregado los alumnos de 1º de ESO consistía simplemente en escribir una página de vuestro diario personal. No se trataba de contar hechos extraordinarios ni reflexiones profundas. Simplemente teníais que contar de manera sencilla algunos hechos cotidianos al estilo de los diarios infantiles. Lo importante era que fuese fácil de leer, comprensible. También me interesaba mucho que pulieseis la ortografía, la puntuación, el estilo. Los resultados han sido bastante irregulares, pero hay algunos escritos bastante dignos. Reproduzco aquí el trabajo de Nadia, de 1º A, que, aunque tiene algunos fallitos que comentaremos en clase, está bastante bien redactado, estructurado y puntuado. No os olvidéis de que mañana termina el plazo para entregar  el escrito de esta semana.


Trabajo de Nadia:

                                                                                                                                                     Lunes 14 de agosto

Hoy tuve el torneo de tenis en Bamio. Cuando íbamos de camino, mi madre se perdió y casi no llegamos a tiempo. Menos mal que, gracias a sus dotes de orientación y a su excelente memoria, conseguimos encontrar el camino y llegar a tiempo.

Jugaba contra Ana Pérez, la cabeza de serie número dos, pero no temí a nada y luché hasta el final. ¡Y tanto que luché! Casi le gano, quedamos 6-3 2-6 6-7.

Fue una pena porque jugué bastante bien. Al final tuve mala suerte y unos malos golpes hicieron que la posibilidad de ser la ganadora se fuera volando o, mejor dicho, botando. Pero no pasa nada porque habrá otra vez, y otra, y otra... en fin, que habrá más oportunidades.

Después volvimos a Redondela y me llevaron al ensayo de orquesta. Mi cabeza seguía dando golpes pero ahora a las notas musicales.

                                                                              Martes 15 de agosto

Hoy por la mañana me quedé en casa con mamá y papá descansando después del día agotador de ayer.

Por la tarde salimos a dar una vuelta en bici, pero la de mamá pesaba mucho y enseguida se cansó. Intenté cambiársela para continuar nuestro paseo, pero fue inútil... unas pedaladas más tarde dimos la vuelta y entonces empezamos a bajar. Cuando pasamos por delante de casa mi madre se retiró pero mi padre y yo seguimos un rato más.

Al volver me di un baño en la piscina y más tarde me puse a jugar en el jardín. Ya sobre las ocho, me senté a ver la tele mientras descansaba un poco.

Mañana será otro día.


                                                                                                 Nadia Cernadas Veiga (1º ESO A)


No hay comentarios:

Publicar un comentario