lunes, 30 de abril de 2012

4º ESO: Subordinadas relativas


En un reportaje de hace unos días, el escritor Manuel Vilas llamaba la atención sobre la proliferación de títulos larguísimos entre las novedades de las librerías. Mucho de estos títulos kilométricos contienen además subordinadas adjetivas o de relativo. Sí, de esas que hemos estado analizando últimamente en clase.

Paraos en los escaparates de las librerías y comprobadlo. Anotad las subordinadas relativas que aparecen en las portadas de los libros e intentad analizarlas. Aquí tenéis algunos ejemplos:

La lavanda silvestre que iluminó París, de Belinda Alexandra.
El abuelo que saltó por la ventana y se largó, de Jonas Jonasson.
Las cartas secretas del monje que vendió su Ferrari, de Robin Sharma.
El día que la Virgen llegó a la Luna, de Rolf Bauerdick

Podéis intentar analizarlos teniendo en cuenta que no se trata de oraciones complejas como en otras actividades anteriores, sino de frases nominales complejas que contienen subordinadas en su interior. Quiere esto decir que en el nodo principal del árbol debéis colocar la palabra frase nominal y luego subdividirla en sus componentes propios: DETERMINANTE y NOMINAL Y luego NÚCLEO y MODIFICADOR.

Estos títulos con relativas no son nuevos. Ya Stieg Larsson los había puesto de moda. Recordad a La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y  a Los hombres que no amaban a las mujeres.

Probad a analizar este título:

     Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer, de David Foster Wallace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario