domingo, 29 de abril de 2012

3º y 4º ESO: Temas de redacción. Otra vez el Titanic


  Estos días, coincidiendo con el centenario de su hundimiento, estamos saturados de reportajes que nos hacen revivir la tragedia y nos cuentan las últimas horas de los pasajeros y las penalidades de los supervivientes. Además, podemos asistir al reestreno en 3D de Titanic, la película de James Cameron, para recordar los detalles de tan infausto acontecimiento.

Con tantas películas, documentales y  reportajes periodísticos creíamos saberlo todo sobre el buque "insumergible" de la White Star Line: su peso y tamaño, la velocidad a la que navegaba, los nombres y apellidos de sus tripulantes, sus dependencias internas (desde las bodegas donde se hacinaban los pasajeros irlandeses de 3ª clase a los lujosos salones donde pasaban las horas los multimillonarios). Sabíamos que no había, ni con mucho, botes salvavidas suficientes para todos en caso de desastre. Conocíamos los barcos que acudieron a las señales de petición de rescate. Sabíamos que la orquesta siguió tocando hasta el último instante y hasta conocíamos el título de la última canción (el precioso himno cristiano Cerca de ti,  Señor).

Pero resulta que ahora surge con fuerza una nueva hipótesis para explicar el desastre: no fueron la negligencia del capitán ni la impericia de la tripulación las culpables del choque con el iceberg, sino un extraño fenómeno de refracción de la luz que creó una especie de espejismo, segundo horizonte que ocultó la visión de la mole de hielo.

Puedes escribir un pequeño texto recreando los últimos momentos del coloso a la luz de las  nuevas investigaciones. También puedes centrarte en algún personaje, por ejemplo un pasajero, e intentar describir sus acciones, sus pensamientos, sus sentimientos en los terribles momentos finales. Otra posibilidad es relatar los sentimientos de los músicos que continuaron tocando hasta la muerte. Para inspirarte puedes ver el siguiente vídeo de la película y escuchar atentamente Cerca de ti, Señor:




No hay comentarios:

Publicar un comentario