domingo, 23 de octubre de 2016

4º ESO: Representaciones artísticas de la muerte

En la fábula de Samaniego que estamos comentando aparece la muerte representada como un esqueleto armado de guadaña. Es la imagen propia de la iconografía medieval y barroca. Si hablamos de literatura,  en la Edad Media proliferaron las llamadas Danzas de la Muerte, un subgénero poético en verso, en forma dialogada, en que la muerte va llamando a personas de todas las clases sociales: reyes, nobles, altos cargos eclesiásticos, campesinos. Es, pues, una manifestación del famoso tópico (que ya habéis estudiado en años anteriores) de la muerte igualadora ("omnia mors aequat"). Aquí tenéis algunas imágenes que las ilustran:


                                   Danza de la muerte de Lübeck



Aquí tenéis una imagen barroca: la del pintor español Valdés Leal




Frente a esta visión macabra, la iconografía cristiana nos presenta la muerte como un descanso, una liberación, el comienzo de una vida mejor. Hay muchísimos ejemplos, pero os basta para comprender la idea este cuadro titulado "La muerte del justo", de Joel Espinoza:




En la literatura, tenemos muchos ejemplos de "muerte liberadora", desde Jorge Manrique:

                "así que cuando morimos
                 descansamos".
                               (Copla V)

  En la fábula también aparece nombrada la muerte como la Parca. Para los que no lo sepáis, os recuerdo que las Parcas, según la mitología romana, eran las diosas del destino: tres hermanas hilanderas que personificaban el nacimiento, la vida y la muerte. La Parca de la fábula es, pues, la personificación de la muerte.


       
         

         

No hay comentarios:

Publicar un comentario