domingo, 9 de noviembre de 2014

El español, la lengua de la felicidad.

Los medios de comunicación han publicado recientemente un estudio de la Universidad de Vermont (EEUU) que analiza el grado de felicidad que provocan las lenguas a sus hablantes nativos según el efecto positivo o negativo que provocan en ellos las palabras, es decir, han observado y medido los sentimientos que experimentan los hablantes de una lengua al escuchar las palabras de su propio idioma. En el estudio se han empleado 100000 palabras y el resultado ha sido que el español es la lengua que provoca más felicidad entre las que entraban en el estudio, que eran las más habladas del mundo. Así que ya sabéis...


                  


    Para ser sinceros, el portugués el la segunda de la lista. Así que, asimilando el gallego al portugués (el gallego no estaba en las lenguas objeto de estudio, ni siquiera el portugués peninsular, solo el brasileño), resulta que nosotros, con nuestro bilingüismo español-gallego, somos los seres más felices del planeta y cada vez que abrimos la boca o escuchamos a nuestros compañeros recibimos un chute de endorfinas que nos alegra el día...


No hay comentarios:

Publicar un comentario