lunes, 2 de diciembre de 2013

1º ESO. Taller de escritura: minirrelato de ficción





Como estamos estudiando el cuento fantástico, el taller de este mes consistía en componer un pequeño relato a partir de las propuestas de vuestro libro de texto:

a) Una mañana te levantas de la cama, vas al baño y te miras al espejo. En lugar de verte la cara, descubres que te estás viendo la espalda.

b) Descubres que la Tierra está controlada por extraterrestres amantes de los melones.

c) Llegáis a clase el primer día de curso y vuestra profesora os presenta a un nuevo alumno: un mono con la inteligencia de un ser humano.

d) Nueva versión de La princesa y el sapo.

           
                           


Siento decir que ya he corregido vuestros trabajos y ninguno de ellos es maravilloso pero, como lo prometido es deuda, publico aquí los que me parecen mejores. Aquí están:




    El otro día me pasó una cosa increíble: descubrí que habían cerrado todas las fruterías. Me pregunté: "¿Qué ha pasado aquí?" Al instante vi en las noticias que la Tierra estaba controlada por extraterrestres que tenían puestos de fruta por todo el mundo, pero solamente vendían melones.
  La gente les compraba su producto, yo incluido. Por cierto, cobraban bien, los desgraciados. Todo el mundo pensaba qué hacer para echarlos, y a un iluminado de la NASA se le ocurrió algo. Sabiendo que tenían debilidad por los melones, ataron uno a un cohete y lo lanzaron al espacio con una bomba dentro; los extraterrestres lo siguieron con sus naves y, ya fuera de la atmósfera, estalló la bomba y los extraterrestres con ella. Desde entonces a los que sobrevivieron a la explosión ya no les gustan los melones. Ahora se han decantado por las sandías.

                                             Daniel Pereira - 1º B



  Aquel lunes uno de noviembre no era un lunes cualquiera. La razón es que yo, nada más entrar en clase, vi a un mono sentado en mi pupitre.
   Ni mis compañeros de clase ni yo sabíamos lo que pasaba, así que le preguntamos a Conchita, nuestra profesora de lengua. Ella nos explicó que ese mono tan peculiar era un nuevo alumno del colegio. 
  Yo pensé que al mono le resultaría difícil nuestra materia, pero no fue así. En dos días demostró tener la mejor inteligencia de toda la clase. Y, con su buena capacidad mental y su buen carácter, se llegó a convertir en el director de nuestro colegio "Curros Enríquez", que fue el primero, pero no último, colegio con un alumno simiointeligente.

                                      Laura Rodríguez - 1º B


Érase una vez, en el reino de Pazos de Borbén, una princesa que ya había alcanzado su mayoría de edad y ahora quería formar una familia, pero el padre solo se lo permitiría si era con otro príncipe y, claro, a estas alturas todos estaban cogidos y además ella no era una princesa muy atractiva.

Un día, se fue a pasear a las orillas de un gran lago, pensando en cómo podía echarse un novio. De pronto oyó moverse los arbustos que tenía enfrente y preguntó:

-¿Hay alguien ahí? 

Se oyó una voz muy bajita que decía:

-Síííííííí..., acércate...

   La princesa, que era muy curiosa, se acercó y descubrió un sapo que hablaba. El sapo le explicó que él era un príncipe, pero una malvada bruja lo había encerrado en el cuerpo un sapo. A la princesa le dio pena y le dio un beso de consuelo. Pero, entonces, la princesa se convirtió en rana. 
  Después de asimilarlo, el sapo y la rana decidieron irse a vivir juntos y formar un reino de anfibios.

                                   Aarón Verdugo - 1º B



Un día temprano, cuando la princesa se despertó, se encontró una nota que decía que el príncipe se había transformado en sapo y que se encontraba en la charca real.

La princesa fue corriendo a la charca y empezó a besar sapos. Vomitó un par de veces, pero no se rindió y siguió besando sapos, uno tras otro.

Ya estaba empezando a oscurecer, así que la princesa decidió marcharse y continuar otro día. Cuando llegó a su habitación, cansada de un duro día besando sapos, se encontró otra nota que decía que solo había sido una broma del príncipe.

                             Anxo Otero - 1º B                              








No hay comentarios:

Publicar un comentario