martes, 12 de enero de 2016

1º ESO. Taller de escritura: el tiempo narrativo.



Todas las redacciones que tuvisteis que escribir para entregar esta primera semana de clase tras las vacaciones navideñas giraban en torno al difícil asunto del tiempo narrativo. El primer ejercicio consistía en apuntar en una lista el horario de las actividades diarias de un personaje. Algo así, como:

           9:00  María se levanta
           9: 10 Se ducha y desayuna
           9: 30 Se viste
                            ...        

  Luego teníais que convertirlo en un texto cohesionado con distintos párrafos, pero alterando en algún punto el orden cronológico. Podíais optar por un comienzo in medias res o in extremas res, o bien empezar por el planteamiento, pero introducir el flashback o el flashforward en algún punto del relato. Lo importante era atenerse a las actividades previamente consignadas en el horario y dotar de cohesión y coherencia al texto, eso sí, alterando la narración lineal de una forma justificada. De los trabajos que me habéis entregado, el mejor, en mi opinión, es el de María Lima que introduce todas las alteraciones temporales que hemos estudiado en clase.  Lo reproduzco a continuación para que los que no entendisteis la mecánica del ejercicio lo toméis como ejemplo:

Plan horario:

9:00 - María se despierta. Debe hacer una serie de tareas domésticas durante el día encomendadas por su madre.
10: 00 - Se viste, da el biberón a su hermano y desayuna.
13:30 - Llega su padre del trabajo y hace la comida. Ella prepara la del bebé.
14: 00 - El padre se acuesta. María friega.
15: 00 - María toca la guitarra.
16: 30 - Merienda
17:00 - Despierta a su hermano y lo viste.
17:30 - Se queda dormida en el suelo.
20: 00 - La madre la lleva dormida a la cama.
21: 30 - Despierta en su cama y se vuelve a dormir.

Texto:

       Mientras merendaba, María se acordó de que había dejado a su hermano durmiendo, y tenía que despertarlo y vestirlo para cuando su madre llegara. Corrió hacia la habitación de Enrique y se apresuró a hacer lo que su madre le había encomendado.

    Al terminar estaba tan cansada que se quedó dormida en el suelo. Se sumergió en un profundo sueño de todo lo que había ocurrido ese mismo día:

     Se despertó sobre las nueve, su madre le puso varias tareas domésticas que ella misma no podía hacer debido a que velaba en el trabajo. Maria se enfadó, porque quería ensayar con su guitarra.

     A las diez de la mañana, se vistió y le dio el biberón a su hermano. Al terminar desayunó ella.
     
     A la una y media llegó su padre del trabajo e hizo él la comida. Mientras tanto, María le hizo un puré de manzana a Enrique.

     Al terminar todos de comer, su padre se acostó, ya que estaba sin dormir desde el día anterior. María lavó los platos y fregó el suelo. Al terminar, se puso a ensayar con la guitarra, como ella llevaba deseando todo el día.

     A las cinco y media ...

      ¡Aaaahh!  -gritó al despertar. Su madre la había llevado a su cama, porque se la encontró en el suelo. María no se había dado cuenta de que había dormido cuatro horas. Ya eran las nueve y media, así que se volvió a dormir.

                                                         María Lima (1º ESO)


   
                                     

El segundo ejercicio que teniais que hacer consistía en consignar varios aspectos del curso anterior, 6º de Primaria, pero en lugar de seguir un orden cronológico, debíais construir un primer párrafo con acontecimientos del mes de febrero, un segundo párrafo con las sensaciones de principio de curso, y un tercer y último párrafo contando lo que sentisteis en junio al terminar el curso. Vuestros escritos han resultado bastante defectuosos porque incluso los mejor redactados no resuelven bien el problema del salto temporal al pasado: para empezar en febrero y luego contar lo que pasó el septiembre hay que crear algún mecanismo que lo justifique. No se puede desordenar un texto sin razón alguna.Aunque no hay ningún ejercicio destacado, reproduzco a continuación el que me parece menos forzado:


          A mediados del curso pasado todos lo pasábamos genial porque estábamos participando en un proyecto llamado "Cine en Curso". Gracias a este proyecto aprendimos muchas cosas que desconocíamos del cine (lo que se tarda en hacer una película, cuánta gente participa en ella ...) También nos ayudó a ser mejores compañeros, a trabajar mejor en equipo...

    Recuerdo que en septiembre, cuando empezamos el curso, estaba tranquila porque me había tocado el mismo profesor que en el curso anterior y los mismos compañeros.

     Tras terminar el curso me sentí aliviada, ya que comenzarían las vacaciones de verano y son muy largas. También me sentía nerviosa porque el curso que venía sería más difícil, habría más asignaturas y los profesores serían más estrictos. Pero me sentí afortunada de no tener que cambiar de centro (que sería lo más normal).
                                                Ana Iglesias (1º de ESO)







         
         

No hay comentarios:

Publicar un comentario