martes, 12 de enero de 2016

1º ESO: Más sobre los cuentos tradicionales.










   En la 1ª evaluación estudiamos los cuentos tradicionales o populares, contraponiéndolos a los cuentos literarios de autor. En aquellos momentos hablamos de los hermanos Grimm y de cómo estos fueron recogiendo muchos relatos tradicionales de la región de Kassel, en Alemania, y les dieron una forma literaria. También comentamos cómo esos cuentos tenían en origen muchos detalles crueles o escabrosos que los hermanos Grimm limaron para poder publicar sus Cuentos de la infancia y del hogar. Algunos de vosotros os espantabais con el hecho de que las hermanastras de Cenicienta se cortasen los dedos para hacer entrar su enorme pie en el zapatito de Cenicienta, o que dos cuervos les arrancaran los ojos al final del relato.

  Pues bien, sabed que algunos de los más famosos cuentos de los hermanos Grimm ya habían sido recogidos dos siglos antes en Francia por Charles Perrault, cuyos cuentos originales todavía eran más crueles y sangrientos. Pero los de Perrault parecen totalmente inocentes si los comparamos con los del italiano Giambattista Basile, que los recogió a principios del XVII de la tradición oral cretense y veneciana.


Giambatista Basile   ---> Charles Perrault   -----> Hermanos Grimm
 (Italia, princ. XVII)                  (Francia, fin. XVII)             (Alemania, princ. XIX)


De todo esto, habla hoy un reportaje de La Voz de Galicia (Chales Perrault, cuentos crueles que Disney convirtió en historias felices), aprovechando el 388º aniversario del nacimiento de Perrault. Podéis leerlo para que veáis que lo que os conté en clase se queda pálido al lado de algunas de los relatos del XVII.

                                        

En realidad, no son raras las coincidencias de temas, argumentos y personajes en los cuentos de estos cuatro autores: algunos cuentos de Basile fueron adaptados por Perrault y los hermanos Grimm. Por otra parte, varias historias de los hermanos Grimm fueron relatadas por una anciana, que vivía en Kassel, pero que era de origen francés. Por último, no podemos olvidar que el folclore de países muy distintos comparte muchos elementos comunes.

Para que entendáis cómo folclore y tradición se unen para crear mitos literarios, os dejo aquí un enlace con distintas versiones de la Cenicienta que se han sucedido a lo largo de la historia de la literatura oral. Fijaos que ya hay una versión china, muy parecida a la que todos conocemos, en el siglo IX d.C. Pero cuidado con estas versiones: no son aptas para niños sensibles.

                                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario