1º ESO: Convertir una noticia en un relato


El ejercicio de esta semana consistía en convertir una noticia periodística (el famoso asalto al tren de Glasgow de 1963) en un relato, para lo cual podíais cambiar el punto de vista, añadir detalles y utilizar un estilo un poco más literario o desenfadado, según el tono que quisieseis imprimir a la historia.

  La mayoría de vosotros os limitáis a resumir la noticia, sin transformarla en absoluto. Aquí tenéis una muestra de cómo se podía haber hecho la tarea. Paula construye un relato en 1ª persona, lo que provoca un interesante cambio en el punto de vista. Esto, unido a algunos detalles de su cosecha,  proporciona a la historia un tono menos periodístico y más conversacional. Aquí lo tenéis:

                       Resultado de imagen de asalto al tren de glasgow


Hola, soy Bruce Reynolds y vivo en México con mi amigo Ronnie Biggs, que se fugó de la cárcel en 1963. En realidad, los dos tendríamos que estar allí debido a que ese año asaltamos un tren en Glasgow junto a unos ladrones. Ellos sí están en prisión. No pudieron fugarse.

Voy a contaros lo que realmente nos pasó en aquel tren.

Era verano. Biggs y yo nos informamos de que un tren de correos (el cual llevaba mucho dinero) iba a hacer un viaje de Glasgow a Londres. Habíamos contactado con un ferroviario para que nos dijera los horarios de trenes y, así, poder detener el tren.

Llegó el día y la hora. Eran las tres de la madrugada y el maquinista se detuvo al ver una señal en rojo. En ese momento entramos en acción asaltando el tren. Los ladrones inmovilizaron al maquinista para que nosotros pudiéramos coger el dinero. Desenganchamos los tres primeros vagones del tren que contenían los fondos.

Un rato después, obligamos al maquinista a conducir hasta un puente. Aunque él se negaba, lo acabó haciendo.

 Minutos más tarde, llegamos. Debajo del puente teníamos nuestras furgonetas en las que cargamos todo el botín. Eso hicimos.

Mientras cargábamos el dinero, nos dimos cuenta de que las autoridades nos podían descubrir. Entonces corrimos con las furgonetas hasta una granja al sur de Inglaterra.

Pasaba el tiempo y no sabíamos qué hacer, así que cogimos un entretenido juego de mesa que había por allí. Pasamos un buen rato y nos despreocupamos de la policía. Mi compañero, Ronnie Biggs, decidió repartir el dinero a partes iguales y olvidarse de todo.

Hoy en día pienso que no fue una buena idea olvidarse de aquello. Sería un plan verdaderamente bueno, si no fuera que ese juego de mesa con el que tanto nos divertimos contenía las huellas dactilares de todos los asaltantes incluyéndonos a nosotros. La policía encontró el juego y nos descubrió.

 Resumiendo, nos metieron en la cárcel. Por suerte, yo hui a México y gracias a ello no estoy preso. A mi amigo Biggs sí lo pillaron, pero con su destacada inteligencia consiguió escapar.

Nadie sabe dónde estamos, ni qué hacemos. Es lo bueno de ser un fugitivo.

                              (Paula Fernández Camiña, 1º ESO B)

Comentarios

Entradas populares de este blog

4º ESO. Comentario de texto: "Marina", de Rubén Darío

4º ESO: Comentario de un texto de Antonio Machado (poema VII)

2º ESO: análisis de grupos sintácticos fáciles